Heridas de la infancia

Las cinco heridas de la infancia

En ocasiones lastimamos a los pequeños sin saber. Conoce estas cinco heridas de la infancia para evitarlas o repararlas.

Algunos padres sin saber lastimamos a nuestros hijos y les producimos heridas que pueden marcar su infancia.

Lo importante es saber reconocer los errores para corregirlos y así evitar herirlos.

Además entre más nos preparemos como padres, definitivamente evolucionarémos emocional y espiritualmente, y nuestra familia también.

Herida de abandono:

Durante el primer año de la infancia hubo falta de afecto, compañía, protección y cuidado o al menos hubo esa percepción. 

Herida del rechazo:

Durante los dos primeros años de vida hubo alguna experiencia que lo hizo sentir no aceptado por los padres o algún miembro de la familia.

Herida de humillación:

Durante alguno de los tres primeros años de vida hubo la percepción de haber sido ridiculizado.

Herida de la traición:

Durante los cuatro primeros años de vida hubo mentiras o promesas no cumplidas.

Herida de la injusticia:

Durante los cinco primeros años de vida hubo la percepción de frialdad o falta de sensibilidad de parte de los padres o de algún miembro de la familia.

La buena noticia es que muchas heridas de la infancia pueden repararse. Pero hay que saber cómo y actuar lo antes posible.

En el Centro del Bienestar Integral contamos con especialistas que te ayudarán a identificar qué errores estás cometiendo para que puedas corregirlos y establecer una excelente relación con tus hijos.

Por Rocío Botello (Maestra en Terapia Familiar Integral)

Te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.