Miedo al “qué dirán”: Te decimos cómo combatirlo

Estar al pendiente de las opiniones de otros puede ser un grave destructor de la felicidad. ¿Cómo combatir el miedo al “qué dirán”?

¿Cuántas veces te has detenido a hacer algo que realmente deseas por el miedo a la crítica, al “qué dirán”?

El miedo a la crítica está muy extendido y normalizado en México. Y no es casual, ha sido un aprendizaje de décadas y siglos, y tiene raíces culturales e históricas. 

PUEDES LEER: La psicología del ahorro: ¿por qué no puedo ahorrar?

Raíces culturales y sociales del miedo al “qué dirán”

Miedo al qué dirán
Foto: Libro Las niñas bien de Guadalupe Loeza (Editorial Océano)

México se forjó en un contexto donde lo valioso era lo de afuera, lo extranjero, lo español, lo francés, etc. 

Luego, la sociedad en México se consolidó sobre una base dicotómica, dividida, fragmentada. Los ricos eran los buenos y los guapos, los pobres los ignorantes, torpes y delincuentes. 

A mediados del siglo pasado surgió un grupo social que se encontraba entre los pobres y los ricos: la clase media. 

Para este grupo era muy importante alejarse lo más que se pudieran de los pobres y parecerse más a la clase rica. Por ello era muy relevante guardar las apariencias.

Para las personas pertenecientes a la clase alta, lo más valioso era mantener este status, por lo cual era también tenían que guardar las apariencias, el apellido. 

Un libro que retrata esta situación magistralmente es el libro de Las Niñas Bien de Guadalupe Loeza (Océano).

PUEDES LEER: Orgasmos femeninos: tips infalibles

Los estragos emocionales del miedo “qué dirán”

El baile de los 41

El problema es que al normalizarse el “qué dirán” pusimos toda nuestra energía, fuerza creativa, amor, en complacer o quedar bien con los demás, olvidándonos de lo más importante: complacernos a nosotros.

Cuántas mujeres, por ejemplo, renunciaron a sus carreras, a sus sueños por cumplir con su rol de “buenas madres”. Y bueno, hay que agregar que no había muchas alternativas entonces. 

Cuántas mujeres y hombres varones tuvieron que renunciar a su verdadera orientación sexual, pues evidentemente en este mundo, donde la ignorancia era la constante, se consideraba una desviación. 

Muchos incluso mantenían relaciones extramaritales a escondidas, poniendo en riesgo su salud y la de sus esposas. 

Una película que retrata esta situación es El baile de los 41 dirigida por David Pablos.

El miedo al «qué dirán» en el siglo XXI

estrés por lo que dicen las redes
Foto: pablo_fsss by giving

En la actualidad las luchas sociales que han denunciado y puesto en evidencia los estragos que ha generado una conducta racista, machista, homofóbica comienzan a romper con la normalización del «qué dirán”.

Sin embargo, todavía hay un gran grupo de personas que mantienen estas ideas, y siguen renunciando a ser ellas mismas y a tomar decisiones benéficas para sí mismos. 

Incluso perpetúan situaciones de abuso. Recuerdo una paciente que cuidaba a su hermano, el cual tiene requerimientos médicos a los que no tiene acceso por falta de dinero, pero ella no pedía apoyo a sus sobrinos porque temía que la criticaran o pensaran que ella tiene intereses económicos.

El miedo al qué dirán también afecta a las nuevas generaciones. ¡Cuántos jovencitos someten a su cuerpo a estrés con tal de cumplir con estereotipos de belleza! 

Incluso aceptan participar en retos que comprometen su integridad con tal de no ser criticados o calificados de miedosos. 

¿Qué podemos hacer para romper con el terrible “qué dirán”? 

Photo by Jasmine Carter

1. Entender que es una conducta aprendida y normalizada, pero eso no significa que sea correcta. 

2. Hacernos conscientes de todo lo que hemos renunciado por anteponer la opinión de los demás. Incluyendo la del esposo, hijos, hermanos, etc. 

3. Entender que estar al pendiente de lo que digan los demás nos quita energía y genera desgaste. 

4. Tener claro que lo que piensen o no los demás de nosotros no es nuestra responsabilidad. Cada persona tienen sus propios valores e ideas.

Evidentemente, romper con una conducta aprendida no es fácil, por eso en el Centro del Bienestar Integral podemos ayudarte si necesitas apoyo para empoderarte y ser feliz.  

Por Mariana Chávez Rodríguez Maestra en educación y terapia psicoanalítica.

TE RECOMENDAMOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.