Niños cristal ¿quiénes son?

Los niños cristal tienen poca tolerancia al fracaso y tanto física como emocionalmente se «rompen» fácilmente ¿Cómo evitarlo?

Recientemente observo que  los niños se encuentran con una fragilidad física y emocional, y es inevitable preguntarse ¿a qué se debe?

Esta conducta obedece a que no los estamos dejando aprender de las experiencias (como lo hicimos nosotros).

Antes nos caiamos de la bici o nos hacíamos un rasguño, nos levantábamos y volvíamos a intentarlo.

Actualmente los niños tienen pocas oportunidades de salir a jugar y hacer ejercicio lo que  trae consigo un tono muscular débil, huesos frágiles que a la primera se fracturan con facilidad. 

Aunado a eso no se les permite fracasar, los papás ayudan muy rápido para que su hijo no llore, no se enoje, no se frustre. De ahí que se les denomine niños cristal.

El problema es que así  ¡cuando aprendemos! Los padres rescatan continuamente a sus hijos, negocian por ellos, hablan por ellos ahora incluso hasta ¡toman clase por ellos!

Estamos teniendo la oportunidad de acompañar a nuestros hijos en su proceso escolar como nunca lo habíamos tenido, pero no nos confundamos; acompañarlo no es solucionarle, no es hacerlo por él.

Ahora más que nunca debemos preparar a los hijos para el camino, y si habrá caminos fáciles en su andar pero también los habrá difíciles.

No siempre vamos a estar para levantarlos cuando se tropiecen; es bien sabido que los niños tienen más posibilidades de crecer si sus padres han crecido.

Así que anímate, no es suficiente con amar a tus hijos, también hay que confiar en ellos. Tu hijo te lo va agradecer…

Por Rocío Botello Rodríguez (psicoterapeuta)

Imagen Pexels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.