Salvemos a las abejas

Tecnología de la NASA para salvar a las abejas

Hoy se celebra el Día Mundial de las Abejas y la buena noticia es que tú puedes ayudarlas a sobrevivir. ¡Aquí te decimos cómo!

Todos de alguna manera lo hemos visto y lo sabemos: millones de abejas mueren a diario en todo el planeta.

Sin importar si vives en el campo o en la ciudad, seguramente las has visto entrando a tu casa completamente desorientadas para finalmente morir. O peor, el terror de un posible piquete te impulsa a matarlas.

De hecho, se estima que anualmente se está perdiendo alrededor de 35% de las colmenas. Sobre todo, en época de floración y la principal razón son los plaguicidas utilizados para los cultivos y jardines.

En nuestro país vive el 10% de las 20 mil especies de abejas silvestres que existen en el mundo.

El gran problema radica en que de las abejas dependen el 75% de los cultivos que alimentan al mundo. Por esta razón en 2019 se consideró el ser vivo más importante del planeta.

La propia Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya ha advertido que su ausencia podría ser catastrófica para los cultivos de café, manzanas, almendras, tomates o cacao entre otros.

Futuro incierto

Cuando escuchamos estos datos, evidentemente nos preocupa el futuro del planeta y de nuestros hijos o familiares más pequeños.

Seguramente como nosotros, te has preguntado cómo hacerle para ayudarlas. Pues bien, en el Centro del Bienestar Integral descubrimos una forma de hacerlo.  Y te la compartimos.

Recientemente conocimos al arquitecto e ingeniero industrial Jesús Ballin quién ha traído a nuestro país un importante aliado para el cuidado de las abejas, así como de muchos problemas vinculados a la agricultura.

Se trata Nasa Agro Oganics, un nutriente orgánico creado con la tecnología HABO (Humic Acid Bearing Ore) diseñada por el doctor en Ciencias George K. Kaltezas quien fue director del programa Former NASA Life Support.

Como director del programa ante la NASA la misión del doctor Kaltezas era la producción de alimentos para los astronautas, por lo que era importante el cultivo de vegetales altamente nutritivos.

Entonces como ahora en el mercado convencional existen frutos y vegetales que se muestran grandes y de lindos colores, pero que no cuentan con los nutrientes básicos.

Esto obedece a que las plantas toman los nutrientes de la tierra y el desgaste de los suelos ya es muy grande, y razones sobran:

Ya sea por el establecimiento de monocultivos (que consumen de manera excesiva ciertos nutrientes y se los acaban), así como el uso de fertilizantes que, si bien de inicio nutren a la planta, terminan desgastando los suelos.

Fotos abejas
Imagen de PollyDot en Pixabay . Tomada el 19 de mayo de 2021

Solución desde NASA

El doctor Kaltezas creó un nutriente orgánico elaborado con nanotecnología que contiene los 14 de los 16 elementos que demandan los cultivos. Los dos que no tiene los otorga el agua de riego (Hidrogeno y Oxigeno). ¡Y lo logró!

A través de una ardua investigación el doctor creo un nutriente orgánico que no sólo revitalizó la tierra, sino que le devolvió sus nutrientes naturales y por lo tanto las plantas y sus frutos crecieron muy bien alimentados, vigorizados, con todos los nutrientes requeridos y además resistentes a plagas.

Tras el éxito en la producción de alimentos para los astronautas el doctor decidió extender esta tecnología a todo el mundo, con el objetivo de revitalizar los suelos y crear cultivos mucho más fuertes y resistente, para evitar el uso de plaguicidas.

Fue así como nació NASA Agro Organics que ofrece beneficios tanto para el suelo como para la planta.

A. Beneficios para el suelo

Entre los beneficios que esta tecnología ofrece es que alimenta los microorganismos que producen antibióticos para el suelo, absorbe toxinas como del agua salada y pesticidas.

Estabiliza la temperatura de la rizosfera de la planta (zona de interacción única y dinámica entre raíces de plantas y microorganismos del suelo) y aumenta hasta 7 veces el volumen de agua dentro de ésta.

También ayuda a la descomposición de materia orgánica, piedras y minerales, previene el encostrado del suelo mejorando la capacitación del agua reduciendo la erosión del suelo.

B. Beneficios para la planta

Un suelo fuerte genera una planta fuerte, y eso ocurrió. Esta tecnología incrementa la clorofila de la planta, estimula sus hormonas de crecimiento, y obviamente extiende la producción de flores y de frutos.

Además, promueve la raíz saludable, lo que permite que los componentes orgánicos y minerales sean tomados por la planta.

Y por si fuera poco alimentan los microorganismos que producen antibióticos para la planta haciéndola más fuerte, resistente a las heladas y plagas.

Y lo mejor es que NASA Agro Organics se desempeña de forma eficiente sin importar si el PH del suelo es ácido o alcalino.

Opciones para todos

Esta tecnología además se adaptó a diversas presentaciones para hacer frente a las distintas necesidades:

Para los productores a gran escala existen productos especiales para hortalizas, árboles frutales y alimentos para ganado.

No obstante, también se adaptó a pequeños consumidores a través de productos especializados para huertos urbanos (huertos), pastos (Bello Pasto) y jardines (Bella Flor).

Esto significa que quienes tenemos pequeños huertos urbanos, jardines o parques hoy tenemos en nuestras manos el poder regenerar las tierras desgastadas y llenarlos de flores que son la principal fuente de alimento de las abejas.

Y quienes se dedican a cultivos no sólo pueden crear productos de alta calidad sino regenerar las tierras dañadas por años y años.

Y lo mejor, es que nos dicen que el costo de estos productos no es mayor al de otros fertilizantes químicos y agresivos.

En el Centro del Bienestar Integral te invitamos a que tomes acciones a favor de este planeta. Esta es una que nos parece fabulosa, pero seguramente hay más.

Lo importante es hacer algo efectivo para que dejemos a este planeta mejor de como lo encontramos, esto sin duda nos empodera como seres humanos.

Conoce los 14 nutrientes de Nasa Agro

  • MACROELEMENTOS PRIMARIOS: Nitrógeno, Fósforo (P), Potasio (K)
  • MACROELEMENTOS SECUNDARIOS: Calcio (C), Magnesio (Mg), Azufre (S)
  • MICRO ELEMENTOS QUELATADOS: Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Cobre (Cu), Zinc (Zn), Boro (B), Cobalto (Co) y Molibdeno (Mo) Estos 14 elementos, junto con los dos proporcionados por el agua de riego (Hidrogeno y Oxigeno).

Comunicóloga especialista en temas de salud. Premio Nacional de Periodismo en Salud 2004. Maestra en educación y terapia psicoanalítica.

Te recomendamos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.